Ya no tengo más problemas: Capítulo 1

Queridos lectores (y cuando digo “lectores” hablo de las cinco personas que parece que visitan esta página: los adoro y son todos excepecionalmente atractivos). Estoy haciendo esta historieta nueva que me tiene muy contento. Desde la semana que viene, voy a estar subiendo unas páginas todos los miércoles.

prob1tapa

Buenos Aires, 1962: Los militares “renunciaron” al presidente anterior y el peronismo sigue proscripto, pero no importa: Estela y Norma están a punto de descubrir a su cantante favorito.

¡Nos vemos la semana que viene!

Cuervos

Hace ya más de tres meses que vivo en Seattle, y el sonido que hacen los cuervos sigue haciendo reir, mucho, cada vez que lo escucho.

cuervos

Autobiógrafo: fotocopias

auto5_000_es

A partir del próximo lunes, voy a estar publicando acá también la historieta semanal que hago con Federico Reggiani. Como estamos por empezar una nueva iteración auto contenida de la serie, me apreció un buen punto de partida.

Hace ya casi 10 años que empecé a dibujar Autobiógrafo, una historieta (generalmente) semanal escrita por Federico Reggiani, que sale cada Lunes, en Historietas Reales (sitio que recomiendo muchísimo visitar). Todavía no sabemos bien qué significa para Fede que otra persona dibuje su autobiografía (la abstracción de que otro dibuje su propia autorepresentación) o, ya que estamos, qué significa para mi que alguien más “escriba” mi propia autobiografía.

La serie ya pasó por cuatro arcos argumentales. En el primero, tuvimos problemas con un megalomaníaco aparentemente inmortal. En el segundo, un enano y un ciempiés usaron nuestras vidas para discutir la naturaleza de la variación y la serie. En el tercero nos la pasamos desayunando y en el cuarto muriendo. Autobiógrafo siempre fue un ejercicio de verdad y realidad. No tenemos idea qué va a pasar en el nuevo, tendremos que esperar a que la vida se desarrolle a su velocidad vertiginosamente lenta.

Supongo que todo lo que necesitan saber es que Federico vive en La Plata (Argentina) y yo me acabo de mudar a Seattle (EEUU), pero quién sabe si eso de verdad es importante.

¡Nos vemos la semana que viene!

Casi como que bailan

Practiqué Judo durante muchos años. Creo que tenía unas 10 años cuando empecé y unos 22 cuando abandoné. Iba a un club de barrio, en Villa del Parque, donde enseñaba el sensei Roque Ficara, que armaba las clases con su esposa, Estela, toda gente muy encantadora.
En el 2013 dibujé esta historieta, supongo que para capturar algo de ese mundo. Hace rato que ando con ganas de retomar.

01 02 03

Siga leyendo “Casi como que bailan”